ARQUITECTURA DE UN CONJURO – MUSEO EMILIO CARAFFA

Publicado por | septiembre 20, 2019 | ++, arteBA Fundación, Biblioteca, blog, Buenos Aires, En foco, Noticias

Arquitectura de un conjuro
Marina De Caro
Museo Emilio Caraffa
12.09.19 | 01.12.19

El Museo Emilio Caraffa (MEC) de la ciudad de Córdoba exhibe un conjunto de pinturas, dibujos y objetos realizados por Marina De Caro (Mar del Plata, 1961). La muestra tuvo su origen en la retrospectiva que, bajo el título Contra la gravedad, presentó el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires en 2015. Con la intención de “capitalizar ese esfuerzo y compartir el trabajo en otras provincias” (De Caro), la curadora Claudia Santanera trabajó sobre una nueva edición con esas obras y sumó otras. “La muestra del Moderno –cuenta− reunió obra de treinta años de trabajo de Marina. En esta oportunidad [en el MEC], podríamos decir que se hizo una selección de orden conceptual que reflexiona en torno a las relaciones entre el negro y el color, la figura humana, la abstracción, el uso de los materiales, el gesto en el dibujo y la magia como forma intuitiva de conocimiento y acción posible sobre la realidad. Las imágenes cobran movimiento en esa suerte de teatro mundi efímero y flotante que se anima con el pulso día y noche, para despertar al sueño o al presagio”.

07 I__I_640

Marina De Caro, Arquitectura de un conjuro, 2019, vista de sala en MEC. Ph: Gentileza de MEC

Las piezas en la exposición combinan la intimidad de las pequeñas obras con la monumentalidad del gran formato, la exploración del color con el monocromo de los dibujos en carbonilla o en tinta negra, la dureza del yeso con la blandura de los textiles. Las formas se van desplazando y reformulando sobre las diferentes superficies. “Cada imagen se despliega, persiste o regresa en otra, generando una dinámica esencialmente móvil y cambiante”, explica el texto de sala. Las obras se organizan en torno a tres magos negros que, pintados en carbonilla sobre papel, ocupan la pared del fondo de la sala. Las figuras “abren sus brazos para mostrarnos su vestimenta ceremonial. Cuerpo y capa son lo mismo, investidura y transformación chamánica. La inclinación de la cabeza, la postura del cuerpo y de los pies se localizan en ese punto inmóvil donde la danza nace y se despliega. El estado de magia ordena el conjunto de las obras y le otorga cierto efecto circular o cíclico al recorrido”, sigue la curadora. A lo largo de su producción, De Caro retoma el personaje del mago, lo vuelve a dibujar en otras escalas, en otros materiales. La figura se circunscribe por momentos a una cabeza, es un retrato, siempre en negro. En otros casos, las figuras se transforman en ondulaciones de tinta negra y aparecen –o no− acompañadas por estallidos de color.

En el centro de la sala está emplazada una enorme escultura realizada en yeso e hilado acrílico. La cabeza cuelga desde el techo y sus dos únicas extremidades están apoyadas en el piso; un tejido blando las vincula completando la lectura de un cuerpo en nacimiento o en germen. En la aparente contradicción que implica, en una misma pieza, el pasaje de un material rígido y rompible a otro blando y resistente, se hace visible la complejidad del trabajo, “como si ahuecara lo tangible en busca de otra realidad inmaterial e inexplicable”, observa Santanera. Y sigue: “Esa dilatación de las fronteras entre los materiales opera también dentro de un ecosistema de creación que articula presiones y distensiones, la fuerza y el sosiego, la desazón y el gozo. En tal sentido, lo sobrenatural e inexplicable, conforman un horizonte en sí mismo, un campo de trabajo con reglas propias, un sistema de pensamiento y un estado de utopía”.

Con el término “arquitectura”, De Caro se refiere a una estructura o a “una estratificación simbólica para el universo contemporáneo de lo visual”, según define Mariana Robles, del área de investigación del Museo Caraffa. En la arquitectura de esta muestra, entre la insistencia y el movimiento, el “conjuro [esas palabras que se pronuncian durante el ritual de magia] se va construyendo a sí mismo”, dice la artista, como un rito: “una estructura que se pueda repetir porque un conjuro no basta con hacerlo una vez, hay que repetirlo varias veces. Sobre todo en nuestro contexto histórico”.

07 I__I_640

Marina De Caro, Arquitectura de un conjuro, 2019, vista de sala en MEC. Ph: Gentileza de MEC

Contenido producido por arteBA. Memoria anual de arte argentino contemporáneo.