Texto curatorial

Acompañar una escena en construcción, donde se exhiben y despliegan diversas dinámicas expositivas y asociativas, es el impulso que atraviesa la presente edición de Barrio Joven Chandon. Identificar los diversos movimientos que sustentan los procesos del arte contemporáneo y las sociabilidades que tales estructuras promueven, permite visibilizar las herramientas con las que distintos grupos establecen sus códigos y tácticas de acción. Los gestores, artistas, productores, coleccionistas y espectadores inmersos en proyectos de tales características participan tanto de la construcción de una escena como de modelar el presente. En este sentido, Barrio Joven Chandon facilita la posibilidad de reconocer otros sistemas de reglas y otros modos de exhibir y dinamizar, que resultan fundamentales para el tejido cultural de todo contexto. Dar con las formas expositivas adecuadas para narrar las particularidades de cada uno de estos espacios implica un reto. Por ello, esta edición de Barrio Joven Chandon se decanta por subrayar la diversidad, estableciendo una disposición arquitectónica, en correlación a los distintos modos de uso, en la que ningún espacio asignado replica a otro, y que permite a cada uno realizar un proyecto expositivo que filtre sus directrices conceptuales y sus formas de gestión.
Tal vez, de una manera más directa que en ninguna otra zona de arteBA, Barrio Joven Chandon puede ser entendido como la puerta de entrada al reconocimiento de las interrelaciones que conforman el motor de las prácticas artísticas más jóvenes de ciudades como Buenos Aires, Bogotá, Floridablanca (Colombia), Lima, Quito, San Juan de Puerto Rico y Santiago de Chile. Dinámicas disímiles adecuadas cada una de ellas a lógicas contextuales particulares pero ubicadas bajo el paraguas común que ofrece el hecho de verse obligadas a responder a estrategias tanto de asociación como de constitución y supervivencia. Así, en Barrio Joven Chandon 2015, es posible descubrir diferencias y proximidades a través de dos modalidades de participación: una organizada a través de una exposición individual y otra articulada a través de una exposición compuesta por un máximo de 3 artistas (a excepción de aquellas propuestas de constitución comunitaria cuyas características solo se manifiesten a través de la presencia de todos sus integrantes). De esta manera, los 16 espacios que conforman la siguiente edición son una muestra, entre muchas otras, de las particularidades de acción, preocupaciones, intereses estéticos y motivaciones del arte joven producido en el contexto latinoamericano.
Mariano Mayer
Manuela Moscoso