Información + Texto curatorial

Sector destacado dentro del espacio de algunas galerías de la Sección Principal donde se exhibe una o varias obras de un único artista. Su objetivo es resaltar obras relevantes, singulares y emblemáticas de artistas modernos y contemporáneos. Un comité consultor tiene a su cargo la selección.

Comité Consultor de Cabinet

Mercedes Casanegra (curadora independiente, Buenos Aires, Argentina)
Inés Katzenstein (directora del Departamento de Arte de la Universidad Torcuato Di Tella, Buenos Aires, Argentina)
Eugenio Valdés Figueroa (director y curador de Cisneros Fontanals Arts Foundation, Miami, Estados Unidos)

En su tercera edición, la sección Cabinet presenta una selección deliberadamente heterogénea de propuestas con artistas emergentes de joven trayectoria, artistas de generaciones intermedias con reconocimiento y proyección local e inter- nacional, así como también, obras de grandes maestros, en especial de la escena artística local. Se privilegió no solo la diversidad de edades y trayectorias, sino la pluralidad de lenguajes y soportes y temáticas.
Entre los consagrados, de Antonio Berni se exhibe un gran lote inédito de obras sobre papel proce- dente del taller del artista que recorre diversas épocas y temáticas.

En Permanencia de un rastro, 1979, simulacro de un tender de ropa, Clorindo Testa evocó la peste de Ceppaloni, sur de Italia, con una serie de lienzos pintados con aerosol como prendas lavadas por los habitantes locales sin haber logrado borrar su rostro trescientos años después.

Pablo Suárez, tan conocedor del arte, la cultura y la idiosincrasia argentinos como de la vida en los márgenes de la ciudad, recreó retratos paródicos en situaciones cotidianas en pintura y escultura que desvelan el ser de estas latitudes con una necesaria mirada desde la otredad.

Edgardo Giménez, artista multifacético de la vanguardia del sesenta e hijo dilecto del Instituto Di Tella, presenta esculturas zoomórficas y piezas de diseño de mobiliario con las cuales se anticipó diez años al posmodernismo internacional, con su combinación de pop, folk y art deco.

Marie Orensanz, de trayectoria cosmopolita fue pionera en el conceptualismo histórico local. En Fragmentismo, iniciado en los 70, se conjugan breves frases escritas con líneas, signos, puntos, flechas, dibujos, sobre fragmentos de mármol o papel, siempre a escala manuscrita. Su cualidad enérgica apunta a la libertad en la creación y la potenciación poética.

La estética cosmológica de Víctor Magariños D. estuvo vinculada al pensamiento del belga Georges Vantongerloo. Su obra se generaba en los términos espacio, tiempo y energía como referen- cias cosmológicas y motivaciones a partir de las cuales él creaba equivalentes plásticos.

Entre los artistas de generación intermedia y jóvenes, en el impulso de trasladar el dibujo a la realidad del entorno natural de montañas, lagos y fauna de la Patagonia argentina donde vive, Valeria Conte Mac Donell incorporó su propio cuerpo y el de performers al entramado dibujís- tico de líneas de alambre instalado en espacios interiores y exteriores.

El video Ryszard Jaxa M/Los museos también mueren de José Vera Matos a través de tomas actuales de un edificio construido en la ciudad de Lima en 1924 para funcionar como Museo de la Cultura peruana por el arquitecto polaco Ryszard Jaxa Malachowski y una ficcionalización del mismo, hace una reflexión sobre raíces culturales, identi- dad nacional y diálogo intercultural.

En una exposición homenaje, Alfredo Londaibere rastrea algunas de sus obras desfachatadas, decorativas, trash y dandies de los noventa, creadas en uno de los momentos intelectuales y creativos más efervescentes de las últimas décadas en el contexto del Centro Cultural Rojas.

Julián D’Angiolillo trabajó aquí junto al colectivo El Nuevo Municipio en la creación de Antrópolis, obra aledaña a Tecnópolis, la gran feria de arte, ciencia y tecnología organizada por el Kirchnerismo. Restos y escombros de la feria y el sitio son los nutrientes de un megalómano monumento a la contracara del progreso, fue la ciudad humana por antonomasia, entropía y organización, contingencia y planificación llevadas a un extremo distópico.

Claudia Fontes cuestiona las fronteras entre lo humano y lo no humano. La transferencia de afec- tos a formas y de formas a sonidos se conforma en una escultura de cerámica, inédito instrumento musical, documento de pasajes extraños entre humanidad, animalidad y sonido.

La Máquina de hacer color de Karina Peisajovich es central en su investigación artística sobre el color. Inventó 5 círculos cromáticos translúcidos activados por un motor que los hace rotar, e iluminados por lámparas, propone una instalación de luz móvil, de coloración aleatoria.

No entregar Caruhé al Huinca, es decir, al blanco, es el dictum literal de Res en el desierto patagó- nico en homenaje a las luchas indígenas contra la conquista. El artista contrapone tomas históri- cas tomadas por Antonio Pozzo, acompañante de Roca en la campaña al desierto, con fotos actuales de los mismos sitios tomadas por él en el presente.

Para Alberto Passolini el rancho argentino es menos el resultado de la documentación directa que una representación construida a partir de las imágenes de los pintores viajeros europeos, y ésta idea le permite relativizar posturas identitarias cerradas e ironizar sobre la política del campo del arte actual.

Nicolás Robbio, por su parte, presenta una serie de experimentaciones matemáticas, que no son números, ni diagramas. Son fracciones pues- tas a prueba con distintos materiales y lenguajes: manzanas, líneas, objetos, entre la precisión científica y el formalismo extremo.

Mercedes Casanegra
Inés Katzenstein
Eugenio Valdés Figueroa