FALTA COMPARTIDA – ROLF ART

Falta compartida
Marcelo Brodsky, Voluspa Jarpa, Oscar Muñoz, Cristina Piffer, Santiago Porter, Res, Silvia Rivas, Celeste Rojas Mugica, Graciela Sacco, Juan Travnik, Ezequiel Verona
ROLF Art
24.07.19 | 22.09.19

Seis días después de cumplido el 25° aniversario del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, ROLF Art inauguró Falta compartida, una muestra que “se ofrece como una reflexión estética y poética sobre la memoria” con un conjunto de obras que “vulneran los límites entre instalación, fotografía, monumento y memorial, descubriendo los márgenes de la representación”, describe el texto de la galería que acompaña la exposición.

07 I__I_640

Ezequiel Verona, Albergue, 2018, objeto, transfer fotográfico sobre hormigón, dimensiones variables. Ph: Gentileza de Rolf

Tres de las obras plantean diferentes abordajes para documentar la voladura de la mutual judía: trabajan con huellas y fragmentos, reconstruyendo los restos de una ausencia, “interpretándolos más allá de lo referencial, narrativo o testimonial para denotar experiencias emocionales colectivas y universales: el sentimiento de pérdida que es común y hace eco en la historia”. A escasos dos metros de la entrada de ROLF, un objeto que parece una roca se apoya, pesado, en el suelo. En 2001, Marcelo Brodsky (Buenos Aires, 1954) reconoció en la costa del Río de la Plata tres bloques de ladrillo, cemento y mármol que formaban parte del frente de la sede de la AMIA. Los fotografió en ese lugar en que el agua y el sol suavizaban sus bordes. En la exposición pueden verse dos fotos junto a uno de esos fragmentos del edificio destruido que, en la actualidad, conserva la mutual. En su serie “La ausencia”, Santiago Porter (Buenos Aires, 1971) realizó veinte retratos con fondo infinito blanco de familiares de veinte víctimas del atentado. A su lado, otra fotografía en el mismo estilo muestra un objeto que acompañaba a la víctima en el momento de la explosión y una frase describe la relación del objeto con la persona. Res (Córdoba, 1957) registró, en un ensayo fotográfico que produjo para Infojus Noticias junto a Leo Vaca, objetos encontrados entre los escombros, evidencias y los expedientes de la causa en el lugar que ocupaban en 2014, a veinte años de ocurrido el hecho. En la muestra se puede ver una imagen de una máquina de escribir letras hebreas con su teclado retorcido y otra en que una mano sostiene una foto de la maqueta del edificio antes de su construcción.

07 I__I_640

Santiago Porter, La Ausencia, 2001/2, políptico, 60 fotografías, impresión inkjet sobre papel de algodón, 38 x 31 cm cada una. Ph: Gentileza de Rolf

Las demás obras en Falta compartida operan “como catalizadores para la activación del recuerdo […] proponiendo otros modos de pensar el trazado de lo común, a partir de la gramática de lo indicial y la denotación”. Los proyectos exploran la representación de la ausencia desde diferentes aspectos: la destrucción y los vestigios o huellas, las historias personales y los documentos, aunque sin hacer alusión explícita a la AMIA.

Ezequiel Verona (Buenos Aires, 1979) instaló en un estante escombros de cemento y metal sobre cuya superficie imprimió fotos de la demolición del albergue Warnes (16 de marzo de 1991). Una pieza blanca de Cristina Piffer (Buenos Aires, 1953) con apariencia de jabón gigante se apoya sobre una tabla de acero inoxidable en la que se lee: “NI LOS DESPOJOS DE LOS MUERTOS”. Se trata de un rectángulo de grasa vacuna y parafina que se sostiene sobre uno de sus lados. Celeste Rojas Mugica (Santiago de Chile, 1987) instaló dos proyectores cargados de diapositivas con imágenes del archivo de su padre tomadas en Chile durante la dictadura militar. Para la proyección, Rojas Mugica reproduce las imágenes incluyendo el marco original con sus inscripciones y marcas. Voluspa Jarpa (Rancagua, 1971) cubrió una pared de la galería con papeles en diferentes tonos y gramajes que imitan el estilo visual, tipografía y sellos de las actas judiciales . De cerca se puede observar cómo las letras y signos no forman palabras legibles o cómo algunas páginas están impresas sólo a presión, sin tinta. En este caso agregó caracteres en hebreo que dan cuenta de los documentos perdidos o inaccesibles en la causa AMIA. De Graciela Sacco (Rosario, 1956-2017), un grupo de telas translúcidas en medio de la sala, sobre las que imprimió imágenes de personas de pie vistas de perfil, cuelgan verticalmente una detrás de otra y forman parte de su “Ensayo sobre la espera”. De la misma artista, también puede verse una bolsa de agua caliente con dedos entrelazados impresos en su superficie perteneciente a la serie “Las cosas que se llevaron”. El rostro de Oscar Muñoz (Popayán, 1951) se refleja en una pequeña laguna en la palma de su mano, agua que se va escurriendo a medida que la imagen desaparece. Las fotografías en blanco y negro de Juan Travnik (Buenos Aires, 1950) evocan una sensación de ausencia y silencio al mostrar paisajes deshabitados en que asoma una silueta, unas piernas de cemento, los restos de una construcción abandonada o la sombra del fotógrafo. Mientras tanto, el sonido de agua que corre proviene de Transcurso y urgencia, de la serie “Notas sobre el tiempo”, la videoinstalación de Silvia Rivas (Buenos Aires, 1957) en que los pies de un personaje que sube una escalera se superponen a la superficie virada al rojo de un cuerpo de agua y parecen querer atravesar un río vertical indefinidamente.

07 I__I_640

Falta compartida, 2019, vista de exhibición en Rolf. Obras de Silvia Rivas, Graciela Sacco y Celeste Rojas Mugica (frente); Marcelo Brodsky, Voluspa Jarpa y Res (atrás). Ph: Gentileza de Rolf

Contenido producido por arteBA. Memoria anual de arte argentino contemporáneo.