La indiferencia es un delito. Soy Luis Pazos

La indiferencia es un delito. Soy Luis Pazos
Luis Pazos
Aldo de Sousa
18.07.19 | 16.08.19

En su primera muestra individual en la galería Aldo de Sousa, Luis Pazos (La Plata, 1940) reunió una selección de obras de los años setenta y veinte grabados tipográficos de producción reciente.

Desde su participación en Novísima poesía /69, que organizó Edgardo Antonio Vigo en el Instituto Di Tella en 1969, con su obra La torre de Babel, un “poema volumétrico” formado por cubos de telgopor con onomatopeyas impresas, Pazos dio cuenta de su interés por la palabra. En sus actuales grabados vuelve a la utilización de la palabra para imprimir declaraciones en primera persona sobre la desaparición forzada de distintos sujetos sociales: “Soy la mujer desaparecida por que el hombre que me violó sigue libre”, “Soy el pequeño empresario desaparecido por la economía de la especulación” o “Soy el estudiante desaparecido por una educación totalitaria”.

07 I__I_640

La indiferencia es un delito. Soy Luis Pazos, 2019, vista de exhibición en Aldo de Sousa

Otro trabajo tipográfico incluido en la muestra consiste en la página de la legendaria revista/sobre Hexágono’71 que Vigo editaba y que en 1974 publicó el poema visual Dependencia – Liberación. Realizado con sellos de goma, los términos que dan título a la obra aparecen en anaranjado, superpuestos respectivamente por las palabras “ANULADO – URGENTE” en color negro.

Procedimientos similares a los de la página impresa se desplazan hacia los cuerpos de un grupo de performers que se mueve en una sucesión coreográfica sobre una retícula de baldosas para realizar una serie de body-works o “esculturas vivientes” que “dibujan” un conjunto de símbolos políticos y que Pazos llamó “Transformaciones en vivo”. De estos trabajos, pueden verse en la muestra tres fotografías de tres de sus episodios: Arco y flecha, Punta de lanza y Perón Vence de 1973. La serie fue recientemente adquirida por el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA). Las fotografías se tomaron en el patio del Colegio Nacional Rafael Hernández de La Plata con la participación de los alumnos de Vigo, quien se desempeñaba en la institución como profesor de dibujo. En otras ocasiones, el artista mismo hizo de performer, adoptando formas corporales y objetos que lo podían “convertir” en la imagen de un perchero o de un campo de concentración.

07 I__I_640

Luis Pazos, Soy desaparecido, 2018, grabado y tinta sobre cartón, políptico compuesto por veinte grabados, 74 x 59 cm c/u

Pazos formó parte del Grupo de Experiencias Estéticas junto con Héctor Puppo y Jorge de Luján Gutiérrez. En 1971 participaron de la VII Bienal de París con la que sería la última obra del colectivo: Estilo de vida argentino. Se trató de una ambientación y una performance acerca de las costumbres, vestimenta, juegos y supersticiones del folklore nacional, especialmente de aquellos aspectos estereotipados por la mirada extranjera. “Un mundo insólito, desconcertante […]. Para la prensa francesa fue una muestra de antiarte; para el público, un manicomio privado; para los niños, un parque de diversiones […] frente al pandemónium que significó la postura de la ultra-vanguardia: el arte-actitud”, describió Pazos en una reseña del evento.

07 I__I_640

Luis Pazos, de la serie “Body Works”, 1972,políptico compuesto por dos fotografías, 20 x 12 cm c/u

El texto que acompaña la presente exhibición destaca que “estos distintos momentos de la obra de Pazos demuestran que el cuerpo y la palabra se configuran como dispositivo de activación, una alegoría de las masas populares como agentes de transformación colectiva bajo el imperativo La indiferencia es un delito”.

07 I__I_640

La indiferencia es un delito. Soy Luis Pazos, 2019, vista de exhibición en Aldo de Sousa

Contenido producido por arteBA. Memoria anual de arte argentino contemporáneo.