LA LIBERTAD DE PASEAR SOLA – WALDEN

La libertad de pasear sola
Ilse Fusková
Walden
07.08.19 | 06.09.19

Con curaduría de María Laura Rosa, Walden dedica una muestra a la obra fotográfica de Ilse Fusková (Buenos Aires, 1929), autora de la serie “El zapallo” (1982) y reconocido referente del lesbofeminismo. Periodista de profesión, Fusková colaboró en las revistas El Hogar, Chicas, Histonium, Mundo Argentino, Para Ti y Lyra en la década del cincuenta. Antes había trabajado como azafata.

La muestra reúne 67 fotografías: retratos de artistas, escritores e intelectuales realizados entre 1953 y 1958 y sus primeras imágenes, un ensayo documental sobre la vida diaria en la Isla Maciel. “Felka” –así firmaba en esa época−- se detenía en las personas, además de captar detalles arquitectónicos y lumínicos del entorno urbano. “La modernidad es el momento en que la esfera pública y la privada se configuran estableciendo el ámbito doméstico como el territorio femenino obligado –explica la curadora–. Son atípicas las mujeres que se desplazan por la ciudad, no por necesidades económicas, sino por el placer de experimentar la libertad de caminar, de observar y de estimular la imaginación y el sentido creativo”.

07 I__I_640

Ilse Fusková, fotografía para “Reportaje a los muros de la ciudad”, Revista Histonium, diciembre de 1955

07 I__I_640

Ilse Fusková, Gavensky y Sergio De Cecco. Función de títeres en San Telmo, 1955

07 I__I_640

La libertad de pasear sola, 2019, vista de exhibición en Walden. Ph: Catalina Romero

En este contexto desarrolló una reflexión sobre la mirada de la mujer y sobre la construcción de la identidad femenina. Sus exploraciones buscaban, a través de la creación de imágenes de desnudo femenino, ampliar los cánones tradicionales de la representación del cuerpo. “La mayoría de las mujeres en la cultura occidental –decía Fusková en la nota mencionada– nos vemos a través de la mirada distorsionada de una sociedad dominada por varones. Esto es verdad para todo nuestro ser y muy especialmente para la percepción que tenemos de nuestro propio cuerpo… Yo pienso que el cuerpo de la mujer es objeto de deseo del macho, que ese cuerpo le fascina y también le da miedo. Sin embargo, el cuerpo desnudo de la mujer, sin las contorsiones de la seducción, es una imagen prohibida… La desnudez del cuerpo de la mujer es un derecho que nos es absolutamente negado”. La curadora señala que “este es el origen de la serie ‘El zapallo’, diez fotografías en estudio del cuerpo desnudo de la artista con zapallos abiertos tal como suelen mostrarse en los mercados. Las imágenes proponen explorar visualmente las ideas en torno de la fecundidad femenina y constituyen un “exponente de un arte feminista que, aún bajo gobierno de facto, se propone continuar con la genealogía femenina iniciada en los años setenta”, sigue la curadora.

07 I__I_640

La libertad de pasear sola, 2019, vista de exhibición en Walden. Ph: Catalina Romero

Discípula de Horacio Coppola y Grete Stern, a quienes conoció a través de su amistad con Alberto Greco, participó, entre 1984 y 1985, del grupo Imagema, que formaron Coppola y Juan José
Guttero. Realizó talleres en Lugar de Mujer, un espacio cultural creado en Buenos Aires en agosto de 1983, donde continuó su práctica del activismo –primero feminista y luego lésbico–. Trabajó para iniciar el proceso de despatologización de la homosexualidad en la Argentina y en la organización de la primera marcha del orgullo LGBTTQ+ junto a Carlos Jáuregui (1992).

Contenido producido por arteBA. Memoria anual de arte argentino contemporáneo.