PETIT HOTEL – CONSTITUCIÓN

Petit hotel
Noelia Correa, Toti D’Stefano
Constitución
27.07.19 | 24.08.19

Con curaduría de Raúl Flores, Petit hotel reúne en Constitución cinco obras: una escultura de Noelia Correa (Córdoba, 1984) y cuatro dibujos de Malcon “Toti” D’Stefano (Santa Fe, 1990). En todas los artistas utilizan una paleta limitada al rojo y blanco.

Sobre lienzos blancos, D’Stefano traza con pastel al óleo líneas que conforman personajes cuyas cabezas pueden reconocerse como las de los leones ornamentales que solían erguirse en fuentes, plazas o al costado de alguna importante entrada. Aquí no están hechos en cemento ni mármol, sino con líneas y sombreados, y se los puede ver libres de sus funciones decorativas. Humanizados, se paran sobre dos patas y, en dos cuadros colgados simétricamente entre molduras que el artista coloca a los laterales de una chimenea apagada, sostienen cachorros –a pesar de no tener brazos–. En otra obra, colgada en una pared pintada de rojo, descansan sobre la hierba, en una postura similar a la de los leones de mármol que flanquean los pórticos de ciertos edificios públicos, aunque ahora se los ve charlando y bajo la mirada de un pequeño ángel y de un sol que parece calcado de una moneda de un peso. En otra imagen, uno de los leones muere atravesado por flechas. “Las obras construyen un cuerpo narrativo en relación con la maternidad –explican en la galería–. Cada escena es un estadio: la concepción, la lucha y la muerte. Criaturas fallidas, sin extremidades”.

07 I__I_640

Toti D’Stefano, Sin título , 2019, pastel al óleo, carbónico, lápiz sobre lienzo, 50 cm x 60 cm. Ph: Flor Lista

07 I__I_640

Toti D’Stefano, Sin título, 2019, pastel al óleo, carbónico, lápiz sobre lienzo, molduras decorativas, 150 cm x 80 cm cada una. Ph: Flor Lista

Noelia Correa, por su parte, instaló Amor y miedo, palabras que se leen en un cartel de chapa iluminado por un circuito led. Las letras brillan por detrás de una cortina de tul bordada, con ribete de crêpe de seda rojo, a manera de un telón angosto que permanece cerrado. Un trabajo minucioso de costura convive con dispositivos industriales como la cartelería publicitaria y combina de esta manera materialidades de distinto orden. “La obra forma parte de una serie de piezas en formato similar, donde la artista intenta pensar su relación con el arte, con la labor de artista y, desde ese lugar, trabaja con la palabra y su efecto expansivo. Así aborda, desde una inquietud muy personal, ejes universales como el desamor, el abandono, la soledad, la pasión”, explican también en la galería. En este caso, el cartel parece anunciar una función de teatro que nunca comienza o que sucede en continuado y no se distingue de la vida misma.

07 I__I_640

Noelia Correa, Amor y miedo,2019, chapa plegada, circuito led, acrilico, tul bordado, crepe de seda y canio cuadrado, 290 x 150 x 70 cm. Ph: Flor Lista

En relación con la muestra, Raúl Flores considera en su texto curatorial que “hay obras de una galanura decadente, que despliegan su propio mundo y logran reencontrar su lenguaje: una comunicación secreta, caprichosa y evidente. Doncellas de un campo con ojos enormes que ve, desde los vitraux de su fortaleza, la vasta extensión verde y deduce que toda la tierra tiene el mismo color”.

07 I__I_640

Petit hotel, 2019, vista de exhibición en Constitución. Obras de Toti D’Stefano. Ph: Flor Lista

Contenido producido por arteBA. Memoria anual de arte argentino contemporáneo.