Carolina Antoniadis nació en la ciudad de Rosario, Santa Fe y desde la infancia el arte estuvo presente en su vida. Su abuelo, Demetrio Antoniadis, era pintor y paisajista griego. Llegó a la Argentina, se radicó en Rosario y rápidamente integró el grupo de impresionistas de la época. Demetrio supo transmitir muy bien a su familia el amor y la pasión por el arte. A los 5 años la familia se trasladó a Buenos Aires.