Tres barcos de alambrón de 4m de largo x 1,5m de ancho y 1m de alto serán instalados a
distintas alturas siguiendo la línea de flotación que estará esbozada con carbonilla en el perímetro de la sala. La luz debe ser plana y fría, generando un ambiente muy luminoso, muy blanco y sin sombras. Busco conseguir la sensación de que el horizonte esté revertido en un plano inclinado imaginario. Esto justificará las diferentes alturas de los barcos que navegarán metafóricamente en este plano visual. Unos motores imperceptibles moverán las estructuras de alambre simulando el movimiento de una barca flotando en el agua. Sonidos de crujidos, provenientes del interior de las embarcaciones resonarán desde lejos seguidos de silencios profundos.