LA NACION, 31 DE MAR