ÚLTIMOS MOVIMIENTOS – MUSEO DE ARTES PLÁSTICAS EDUARDO SIVORI

Últimos movimientos
Pablo Ziccarello
Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori
02.10.19 | 04.11.19

Bajo un título que abre solapa en los resúmenes bancarios online, Pablo Ziccarello (Buenos Aires, 1972) reúne un conjunto de dibujos, pinturas e instalaciones. En su muestra, Últimos movimientos, presenta obras realizadas en su mayoría con materiales de uso cotidiano y de desecho, como tickets de compra, etiquetas de precios y “plásticos” de las tarjetas magnéticas; se trata de obras de “hace más de veinte años y de antes de ayer también”, avisa.

07 I__I_640

Pablo Ziccarello, Últimos movimientos, vista de exhibición en Museo Sívori. Ph: Gentileza del artista

La exposición comienza en una gran sala blanca, cuyas paredes exhiben espesas pinturas al óleo que retoman la tradición expresionista en un formato reducido al mínimo. Al observarlas de cerca, se puede ver que la superficie pictórica no es tela ni papel, sino plástico de tarjeta de “Crédito” –así se llama la serie−. Ziccarello señala: “entre el óleo y el plástico hay 500 años de historia” y es justamente ese lapso el que concentra cada una de estas obras.

07 I__I_640

Pablo Ziccarello, Últimos movimientos, vista de exhibición en Museo Sívori. Ph: Gentileza del artista

Una vitrina nos presenta sus herramientas de trabajo: “cucharitas de café, de helado, un tornillo, algunas ramas, pincel sin pelo”, enumera Diana Aisenberg en “Balance”, el texto que escribió especialmente para esta ocasión. El término subraya la mirada reflexiva del artista sobre su propia producción mientras señala la lógica administrativo-contable que recorre el conjunto. Ziccarello traza planillas de excel con acuarela sobre papel blanco o con grafito sobre papel negro como si fueran cuadrículas para completar con las cifras del mismo ticket de compra que pinta sobre servilletas, una y otra vez, apelando a distintas técnicas, con marcador, lápiz o acuarela. También podría llenar esas celdas con los montos de tickets, boletas o comprobantes de compraventa que conforman su serie “Últimos movimientos” −que presta nombre a la muestra entera−, de los que traspone y recalca metódica y exclusivamente los ceros, también en acuarela sobre papel, descartando el resto de las cifras y letras que quedan invisibilizados sobre el blanco de la hoja. Estas obras recuerdan aquellos edificios de oficinas que fotografiaba de noche entre 2000 y 2001, fuera del horario de trabajo, en los que solo ciertos espacios permanecían iluminados y por lo tanto visibles. Ambos trabajos quieren dar cuenta de una estructura concreta que la imagen no hace presente a la visión. La estructura solo podrá ser captada por quien logre reponer la información no evidente.

07 I__I_640

Pablo Ziccarello, «S/T servilletas», 2004, vista de exhibición en Museo Sívori. Ph: Gentileza del artista

Con los mismos materiales trabajaba ya en 1997 en “El triunfo de la muerte”, una serie de dibujos de calaveras sobre tickets de compra. La muerte como personaje retorna en Otros papeles sin valor, una instalación en la cual una parka de papel vomita los flecos a que quedan reducidas las hojas luego de pasar por una máquina destructora de documentos colocada en lo alto de una pared.

07 I__I_640

Pablo Ziccarello, Otros papeles sin valor, 2003 / 2019, vista de exhibición en Museo Sívori (detalle). Ph: Gentileza del artista

Con papel termosensible de boletos de lotería, comprobantes de cajeros automáticos o recargas de tarjeta SUBE construyó Estallido, otra instalación sobre pared. Aquí expuso el material al calor, que, en el proceso, adquirió diferentes tonos de gris con pintitas brillosas. Todos juntos, los papeles grises remiten al humo producido por una explosión. Sobre otra pared, exhibe fotocopiadas las páginas de sus cuadernos de dibujos y, en otra, muestra ampliaciones en negativo de dibujos que conforman la gráfica de volantes callejeros, esos que la mirada raramente se detiene a observar.

Las etiquetas de diferentes colores en que se informan los precios en comercios de distintas partes del mundo –Ziccarello trabajó en Ámsterdam como residente del programa de artistas de Rijksakademie van Beeldende Kunsten, entre 2003 y 2004 y parte de su materia prima fue recolectada allí− forman una silueta humana con los brazos en alto sobre una pared negra. Se trata de un autorretrato, según aclara entre paréntesis el epígrafe de la obra, pero es también “la paleta del pintor”, agrega el artista.

07 I__I_640

Pablo Ziccarello, Línea de precios (autorretrato), 2019, vista de exhibición en Museo Sívori. Ph: Gentileza del artista

Los contornos de las etiquetas reaparecen en una serie de litografías literalmente “Fuera de registro” (título de la serie). Ziccarello procede a ampliar, aproximadamente 4000%, etiquetas blancas de laterales combados. Luego de agrandarlas, rellena su superficie con un tono de negro que la técnica litográfica obtiene por mezcla de colores primarios. Al desalinear las planchas de impresión –en este caso, deliberadamente−, se pueden ver líneas de color sobre los bordes de cada una ellas. Ziccarello utilizó también la fotografía y la serigrafía en complejos procedimientos para ampliar estos pequeños rótulos, para leer no solo los números, sino también las palabras impresas, para observar las manchas y el resto de sus características. Considera estas técnicas como una forma de pintura, porque “¿acaso no se trata de pigmento sobre papel?”, pregunta, por ejemplo, aludiendo a la fotografía. Y aludiendo a sí mismo apela a esta analogía: “como un monje sin dios, creo solo en la pintura”.

07 I__I_640

Pablo Ziccarello, Últimos movimientos, vista de exhibición en Museo Sívori. Ph: Gentileza del artista

Contenido producido por arteBA. Memoria anual de arte argentino contemporáneo.